Las formas más simples de relajarse y evitar la ansiedad

Las formas más simples de relajarse y evitar la ansiedad

El estrés y la ansiedad son las experiencias más comunes para la mayoría de la gente. De hecho, hasta 70% de los adultos en los Estados Unidos dice sentir ansiedad o estrés en el cotidiano. Aquí te comparto la forma más simple de aliviar el estrés y la ansiedad.

Best Simple Ways To Relieve Stress And Anxiety

¿Qué son el estrés y la ansiedad? 

El estrés es básicamente cualquier emoción que te haga sentir que no puedes controlar tu entorno o tus emociones. Algunos ejemplos de estrés son la excitación y la ansiedad. Sientes estas cosas incluso cuando no lo estás intentando. El estrés es el resultado de la forma en que tu cerebro te ayuda a gestionar la vida cotidiana. Puede provenir de diversas situaciones.

Puedes sentir ansiedad si tienes dificultades para completar una tarea o estás preocupado por tus finanzas, tu familia o tu salud. Puedes sentir ansiedad si estás de mal humor o si estás nervioso. El estrés psicológico es lo que hace que te preocupes por lo que va a pasar. La mayoría de las personas sufren estrés y ansiedad en algún momento de su vida.

Cualquier exigencia impuesta a tu cerebro o a tu cuerpo físico se denomina estrés. Cuando se imponen varias expectativas que compiten entre sí a una persona, ésta puede decir que se siente presionada. Un acontecimiento que te hace sentir molesto o nervioso puede provocar que te estreses. La ansiedad es una emoción de temor, preocupación o malestar. Puede ser una reacción al estrés o un síntoma de personas que no pueden reconocer los principales factores de estrés en sus vidas.

La ansiedad y el estrés no siempre son perjudiciales. Pueden ayudarte a superar un reto o una circunstancia de riesgo a corto plazo. La ansiedad y el estrés no siempre son perjudiciales. Pueden ayudarte a superar un reto o una circunstancia de riesgo a corto plazo. Preocuparse por la obtención de un trabajo, sentirse preocupado antes de un gran examen o sentirse avergonzado en determinadas circunstancias sociales son ejemplos de estrés y ansiedad cotidianos.

Puede que no estemos motivados para hacer cosas que necesitamos hacer si no experimentamos ansiedad (por ejemplo, estudiar para ese gran examen). Si el estrés y la ansiedad empiezan a interferir en tu vida diaria, podría ser un signo de un problema más grave. Puede que estés evitando situaciones por preocupaciones injustificadas, que te preocupes continuamente o que tengas una ansiedad aguda semanas después de un suceso traumático.

Hay una delgada línea entre la ansiedad y el estrés. Ambas son respuestas emocionales, pero el estrés suele desencadenarse por algo que está fuera de nuestro control. Los desencadenantes a corto plazo, como un plazo de entrega en el trabajo o un desacuerdo con un ser querido, o los desencadenantes a largo plazo, como la imposibilidad de trabajar, los prejuicios o una enfermedad crónica, son todas posibilidades.

La irritabilidad, la hostilidad, el agotamiento, las molestias musculares, los problemas digestivos y la dificultad para dormir son síntomas mentales y físicos del estrés. Por otro lado, la ansiedad se caracteriza por preocupaciones persistentes y abrumadoras que persisten incluso cuando no hay ningún factor estresante.

La ansiedad provoca síntomas similares a los del estrés, como insomnio, dificultad para concentrarse, agotamiento, tensión muscular e irritabilidad. Tanto la ansiedad leve como el estrés leve reaccionan eficazmente a los mismos métodos de afrontamiento. La actividad física, una dieta equilibrada y una excelente higiene del sueño son excelentes puntos de partida, pero también hay otras técnicas de afrontamiento.

Exercise

Ejercicio

No tienes que ir a un gimnasio para experimentar los beneficios del ejercicio. Hay muchas formas estupendas de hacer ejercicio que pueden ayudar a reducir el estrés. Hacer ejercicio con regularidad te ayuda a sentirte más sano y también puede mejorar tu estado de ánimo. Hay muchas formas de combinar el ejercicio con otros hábitos saludables.

Sin embargo, hay algunos trucos para hacer ejercicio que se ha demostrado científicamente que reducen el estrés. A continuación te presentamos formas sencillas de hacer ejercicio que pueden aliviar la ansiedad: Elige uno o dos ejercicios sencillos que puedas hacer en una zona de mucho tráfico para empezar a reducir el estrés. Si es posible, hazlos por la mañana, de modo que estés trabajando en tus ejercicios favoritos para reducir el estrés. Un ejercicio que puedes probar son las estocadas.

Las estocadas son muy sencillas, y son perfectas para hacerlas en una zona de mucho tráfico. Hace tiempo que se sabe que el ejercicio proporciona beneficios físicos, como la mejora de la condición física y la lucha contra las enfermedades, y los médicos suelen animar a los pacientes a mantenerse físicamente activos.

También se considera que el ejercicio es importante para mantener la salud mental y reducir el estrés. Los estudios han demostrado que reduce la fatiga, mejora el estado de alerta y la concentración, y mejora el rendimiento cognitivo general. Esto es especialmente beneficioso cuando tu energía o tu capacidad de concentración se han visto mermadas por el estrés.

Cuando el cerebro, con sus numerosas conexiones nerviosas, sufre el impacto del estrés, el resto del cuerpo se ve afectado. Por otra parte, si tu cuerpo se siente mejor, tu mente también lo hará. El ejercicio y otras formas de actividad física liberan endorfinas, que son analgésicos naturales producidos por el cerebro.

También mejoran la calidad del sueño, lo que reduce el estrés. Según los científicos, se ha demostrado que el ejercicio aeróbico regular reduce los niveles de tensión general, mejora y estabiliza el estado de ánimo, mejora el sueño y la autoestima. A los cinco minutos de ejercicio cardiovascular, se pueden sentir los efectos anti-ansiedad. El ejercicio mejora toda tu salud y bienestar, dándote más energía a lo largo del día.

Sin embargo, el ejercicio tiene algunas propiedades inmediatas para aliviar el estrés. Aumenta tus niveles de endorfinas. La actividad física puede contribuir a la creación de endorfinas, las sustancias químicas del cerebro que te hacen sentir bien. Aunque el subidón del corredor se asocia habitualmente a esta función, cualquier actividad aeróbica, como un partido de tenis o una excursión por la naturaleza, puede producir una sensación similar. Ayuda a aliviar las consecuencias perjudiciales del estrés.

El ejercicio puede ayudar a tu cuerpo a enfrentarse al estrés simulando los impactos del mismo, como la respuesta de lucha o huida, y permitiendo que tu cuerpo y tus sistemas practiquen el trabajo conjunto para superar esos efectos. Esto también puede tener consecuencias beneficiosas para tu salud, como proteger tus sistemas cardiovascular, digestivo e inmunitario de los impactos negativos del estrés. Te hace sentir mejor.

El ejercicio regular puede aumentar tu autoestima, mejorar tu estado de ánimo, ayudarte a relajarte y aliviar los síntomas de depresión y ansiedad leves. El ejercicio también puede ayudarte a dormir mejor, obstaculizado por el estrés, la depresión y la ansiedad. Estas ventajas del ejercicio pueden reducir el estrés y darte una sensación de control sobre tu cuerpo y tu vida.

Listen To Music

Escucha música 

La música es una forma estupenda de aliviar el estrés y la ansiedad. Escuchar música relajante puede ayudarte a sentirte relajado y feliz. La música tiene un poderoso impacto tanto en la mente como en el cuerpo. La música más rápida puede ayudarte a concentrarte y a sentirte más despierto. La música alegre puede mejorar tu estado de ánimo y ayudarte a sentirte más esperanzado con la vida. Una cadencia más lenta ayuda a calmar tus pensamientos y a relajar tus músculos, haciendo que te sientas más tranquilo y te liberes del estrés del día.

La música puede ayudarte a relajarte y a controlar el estrés. La música tiene diversos efectos beneficiosos para la salud del cuerpo, lo que constituye la base de la floreciente profesión de la musicoterapia. Sin embargo, puedes incluir la música en tu rutina diaria y obtener varias ventajas para aliviar el estrés por tu cuenta.

Una de las mejores cosas de la música como calmante del estrés es escucharla mientras realizas tus actividades diarias, de modo que no te quita tiempo de tu agitada agenda. La música crea una fantástica banda sonora para tu vida, lo que te permite disfrutar más de lo que haces y, al mismo tiempo, reducir el estrés. Crea una lista de reproducción personalizada para cada una de estas actividades, y podrás notar una considerable reducción del estrés muy rápidamente.

Puedes utilizar la música para despertarte y empezar bien el día. Puedes establecer el tono para un día menos estresante eligiendo la música adecuada. La música instrumental o clásica puede ayudarte a despertarte y mantenerte tranquilo y atento. Si te espera un día largo y agitado que te restará energía, escucha algo animado que te haga querer bailar y sonreír. Mientras comes, la música también puede ser beneficiosa.

La música relajante puede provocar una respuesta de relajación, que disminuye los niveles de cortisol y facilita la digestión de los alimentos. Se ha descubierto en estudios que la música clásica, en particular, ayuda a comer menos, a digerir mejor y a apreciar más la comida. La limpieza es una tarea que muchas personas ocupadas no tienen la energía necesaria para abordar después de un largo día, pero mantener una casa sencilla y ordenada puede ayudar a reducir tu nivel de estrés.

Sin embargo, puedes aumentar tu nivel de energía y divertirte limpiando si escuchas música enérgica (hip-hop o pop, por ejemplo). La música puede utilizarse como ayuda terapéutica para aliviar el estrés, facilitar la curación y aumentar el bienestar emocional.

Según una nueva investigación, el uso de la música además de las herramientas terapéuticas típicas ofrece importantes ventajas reconstituyentes a los pacientes con depresión y ansiedad, en comparación con los que sólo se sometieron a un tratamiento sin música. Escuchar música, tocar un instrumento musical, cantar al ritmo de la música y emplear imágenes guiadas con música son ejemplos de posibles aplicaciones.

Breathe

Respirar

Cuando estás estresado y ansioso, probablemente sientas que no puedes recuperar el aliento. Esto se debe a que retienes la respiración y respiras lentamente. El cuerpo también puede retener la respiración hasta 3 minutos cuando estás estresado. Este es un mecanismo de defensa útil que te ayudará a evitar que te estreses o te pongas más ansioso. Concéntrate en tu respiración, haciendo respiraciones lentas, deliberadas y completas.

El centro respiratorio del cerebro controla la respiración, que es una función automática del organismo. Como parte de la “respuesta de lucha o huida”, nuestro ritmo y patrón de respiración varían cuando estamos agitados. Afortunadamente, también tenemos la capacidad de controlar nuestra propia respiración. La investigación científica ha demostrado que controlar la respiración ayuda a controlar el estrés y los trastornos relacionados con él.

El control de la respiración también se emplea en el yoga, el tai chi y algunos tipos de meditación. Muchas personas utilizan la respiración para ayudarles a relajarse y afrontar el estrés. La respiración profunda es uno de los métodos más eficaces para reducir el estrés en el cuerpo. Esto se debe a que la respiración profunda envía una señal a tu cerebro para que se relaje y se calme. El cerebro envía este mensaje a tu cuerpo.

Cuando respiras profundamente para relajarte, disminuyen las cosas que ocurren cuando estás estresado, como el ritmo cardíaco elevado, la respiración rápida y la presión arterial alta. La forma de respirar tiene un impacto en todo tu cuerpo. Los ejercicios de respiración pueden ayudarte a relajarte, desestresarte y aliviar el estrés.

Los ejercicios de respiración son sencillos de realizar. Se pueden hacer siempre que lo desees, y no requieren ninguna herramienta o equipo en particular. Puedes probar una variedad de ejercicios para encontrar los más eficaces para ti.

Inspira profundamente y exhala lentamente. Déjalo salir ahora. Puede que ya hayas notado una diferencia en tu estado de ánimo. Tu respiración es una herramienta tremenda para reducir la ansiedad y disminuir el estrés. Si incorporas algunos ejercicios sencillos de respiración a tu práctica diaria, pueden tener un impacto significativo. Ten en cuenta estos consejos antes de empezar: Elige un lugar para tu ejercicio de respiración.

Puede ser en tu cama, en el suelo de tu salón o en un acogedor sillón reclinable. No intentes forzarlo. Puedes estresarte más como resultado de ello. Una o dos veces al día, intenta hacerlo a la misma hora. Asegúrate de que estás vestida cómodamente.

Según el Instituto Americano del Estrés, la respiración abdominal profunda durante 20 o 30 minutos al día puede ayudar a reducir la ansiedad y el estrés (AIS). La respiración profunda mejora la cantidad de oxígeno que llega a tu cerebro y activa el sistema nervioso parasimpático, favoreciendo la relajación.

Light A Candle

Prende una vela 

Se dice que cada vez que se enciende una vela, existe la posibilidad de una nueva vida. Ésta es una de las muchas razones por las que me encantan las velas. Algunas de mis fragancias favoritas provienen de marcas como Crane & Canopy y Byredo. Los aromas duran mucho más que la duración de la luz que reciben. Una vela no disminuirá tu carga si estás preocupado y estresado, pero sin duda mejorará tu estado de ánimo.

Los estudios han demostrado que la lavanda promueve la satisfacción y reduce los niveles de cortisol, la “hormona del estrés”. Las velas perfumadas se han utilizado en diversas ceremonias durante milenios para fomentar la curación, la meditación y la limpieza energética. Su luz tiene una cualidad calmada e hipnótica que la hace ideal para cualquier régimen de relajación. Por otra parte, Melt lleva la ciencia de las velas un paso más allá al desarrollar velas perfumadas que han demostrado cambiar tu estado de ánimo.

Cuando se trata de crear una atmósfera relajante, las velas son una de las formas más sencillas. Nuestro sentido del olfato puede ayudar a reducir los niveles de estrés cuando utilizamos la aromaterapia. Además, ¿a quién no le gusta oler cosas agradables? Las velas no sólo crean un ambiente acogedor, sino que también pueden actuar como calmantes del estrés cuando están hechas con componentes que tienen un efecto favorable sobre nuestro estado de ánimo.

Elegir la vela adecuada para tu casa, lugar de trabajo o pequeña empresa es una forma sencilla de crear un ambiente relajante. Algo con vibrantes aromas florales de granos de café puede ser lo más adecuado si quieres promover la energía y crear un estado de ánimo animado. ¿Invitas a amigos y familiares a tu casa para una reunión?

Un perfume acogedor y dulce que huela a panadería puede hacer que se sientan a gusto. El eucalipto y la lavanda son excelentes para calmar cuando llega el momento de relajarse al final del día. Las velas de aromaterapia ayudan a captar nuestro sentido del olfato y afectan favorablemente a nuestro estado mental y emocional, tanto si se trata de enmascarar un olor desagradable como de establecer el estado de ánimo.

Take A Quick Walk

Sal a caminar

Esto no significa que tengas que ir a la caminadora y poner en marcha el aire acondicionado mientras das paseos enérgicos, pero un pequeño paseo alrededor de la manzana puede hacerte bien. Dar un paseo al aire libre puede mejorar tu estado de ánimo y tu productividad. Es una forma estupenda de tomar aire fresco y hacer ejercicio, y además tu cuerpo se esfuerza tanto por moverse que libera hormonas que te hacen sentir bien. Los beneficios del ejercicio pueden sentirse durante varias horas después.

Caminar y hacer ejercicio proporciona beneficios para la salud que van más allá de lo físico. Muchas personas caminan por su salud mental y espiritual, además de por el ejercicio físico. ¿Caminar es una buena forma de mejorar tu estado de ánimo? ¿Es capaz de ayudarte a afrontar los factores de estrés de la vida? ¿Es capaz de ayudarte a resolver problemas de relación? ¿Es posible que te lleve a una vida más espiritual y santa? La respuesta es sí para mucha gente.

Caminar puede ayudar a aliviar el estrés. Caminar te permite pensar y al mismo tiempo alejarte de las preocupaciones. La reducción natural del estrés proviene de salir de una situación difícil, respirar aire fresco y sentir el movimiento de tu cuerpo. Caminar también puede servir para aliviar el estrés de las siguientes maneras:

Haz una pausa: Aléjate del ambiente estresante tanto física como mentalmente. Levántate de tu silla y da un paseo de 15 minutos. Relájate: Muchas personas retienen el estrés en sus músculos tensándolos. Desenreda esos músculos y ponlos a trabajar adoptando una postura y una forma de caminar adecuadas. Intenta hacer algunos giros de hombros hacia delante y hacia atrás mientras caminas para ayudar a relajar aún más el hombro y el cuello.

Meditate

Medita

La meditación es la antigua práctica de despejar la mente de todos los pensamientos y distraerla para centrarse en la respiración. En otras palabras, es como despejar la niebla de tu mente para que puedas disfrutar con más claridad. La meditación es más eficaz cuando se practica con regularidad. Aunque puede ser difícil, hay muchas formas de practicar la meditación. He aquí algunas de las mejores formas de practicar la meditación.

La primera es Headspace. Es una aplicación de meditación que te permite hacer meditaciones guiadas. Algunas de las meditaciones de Headspace incluyen la respiración concentrada, el movimiento consciente, la respiración profunda y el alivio del estrés. También puedes probar la aplicación Calm. La meditación puede ayudarte a olvidar tus preocupaciones del día y a encontrar la serenidad interior. Disfruta de cómo puedes aprender rápidamente a meditar y utilizarlo siempre que lo necesites. Desde hace miles de años, la gente medita.

La meditación se creó para ayudar a comprender los poderes sagrados y místicos de la vida. Hoy en día, la meditación se utiliza ampliamente para la relajación y la reducción del estrés. La meditación es una especie de tratamiento complementario para la mente y el cuerpo. La meditación puede ayudarte a alcanzar un profundo estado de relajación, así como una mente tranquila. Durante la meditación, concentras tu atención y despejas tu mente de los pensamientos confusos que pueden molestarte y producirte estrés.

El bienestar físico y emocional puede mejorar como resultado de este proceso. La meditación puede ayudarte a conseguir una sensación de tranquilidad, paz y equilibrio, que puede mejorar tu bienestar emocional y tu salud en general. Y las ventajas no terminan cuando dejas de meditar. La meditación puede ayudarte a mantenerte más tranquilo a lo largo del día e incluso puede ayudar a controlar los síntomas asociados a algunos problemas médicos.

Talk To A Friend Or Family

Platica con amigos y familiares

El estrés y la ansiedad son experiencias comunes para la mayoría de las personas. De hecho, el 70% de los adultos de Estados Unidos dicen sentir estrés o ansiedad a diario. Es importante encontrar personas con las que puedas abrirte y ser vulnerable. Una buena persona con la que hablar es alguien que te escuche y no te juzgue. Habla con un amigo o familiar que te apoye y no te juzgue.

Hablar con un amigo o familiar de confianza sobre una situación incómoda puede ayudarte a Ordenar el problema, Ser más consciente de la circunstancia, Considerar el asunto bajo una luz nueva o diferente. Liberar la tensión acumulada: esto puede ayudarte a obtener una nueva perspectiva sobre el escenario que está produciendo el problema.

Averiguar si no estás solo – puede que te sorprenda saber cuántas otras personas se sienten igual que tú. Encuentra opciones o soluciones que no habías considerado antes. Si no hablas de tus preocupaciones, puedes descubrir que tus tensiones o emociones reprimidas explotan de forma incómoda o inapropiada.  Si no intentas resolver el problema de inmediato, puedes descubrir que las cosas empeoran.

Consider Supplements

Considera tomar suplementos

Aunque cada persona tiene su propio conjunto de factores de estrés, los más frecuentes son los relacionados con la presión laboral, el dinero, la salud y las relaciones. El estrés puede causar fatiga, dolores de cabeza, malestar estomacal, nerviosismo e irritabilidad o rabia, y puede ser temporal o persistente.

El ejercicio regular, el sueño adecuado y una nutrición sana son estrategias eficaces para ayudar a tu cuerpo a hacer frente al estrés, pero las vitaminas y los suplementos también pueden ayudar. Varias vitaminas ayudan a reducir el estrés y la ansiedad. He aquí un rápido resumen de algunas de las más comunes: La melisa es una planta que pertenece a la familia de la menta y ha sido examinada por sus propiedades ansiolíticas.

Ácidos grasos omega-3: Según un estudio, los estudiantes de medicina que tomaron suplementos de omega-3 redujeron un 20% los síntomas de ansiedad. Ashwagandha: La ashwagandha es una planta ayurvédica que se utiliza para aliviar el estrés y la ansiedad. Parece ser eficaz, según varios estudios.

El té verde tiene muchos polifenoles antioxidantes, que son buenos para la salud. Aumenta los niveles de serotonina, lo que puede ayudar a reducir el estrés y la ansiedad. Si tienes una enfermedad, debes hablar con tu médico sobre los suplementos, porque algunos pueden interferir negativamente con los medicamentos.

Conclusión

El estrés es una parte inevitable de la vida. La mayoría de las veces está causado por pensamientos excesivos y desencadenantes que contribuyen a la agitación interior y al agobio. Puedes acabar con el estrés centrándote en lo que agradeces y eliminando o reduciendo tus desencadenantes.

Confío en que hayas disfrutado de este artículo sobre las Mejores Formas Sencillas de Aliviar el Estrés y la Ansiedad. Permanece atento a más publicaciones del blog que llegarán en breve.

JeannetteZ

 

 

Tu opinión es importante para mi

¿Qué piensas? ¿Qué opinas? ¿Tienes alguna pregunta? Me gustaría saber tu opinión. Por favor, déjame tus preguntas, experiencias y observaciones sobre las Mejores Formas de Aliviar el Estrés y la Ansiedad en la sección de comentarios de abajo. Puedes ponerte en contacto conmigo por correo electrónico a través de Jeannette@Close-To-Nature.org.

 

Deja un comentario